El Real Madrid sufre para llevarse la victoria de Estambul

February 2, 2019

DARUSSAFAKA 82–86 REAL MADRID

 

 

Alineaciones

 

Darussafaka: Baygul (5), Douglas (27), Peiners (5), Evans (18), Eric (4) - titulares - Akay (2), Demir, Diebler, Kidd (3), Ozdemiroglu (2), Ozmizrak (11), Savas (3).

 

Real Madrid: Campazzo (9), Causeur (7), Taylor (4), Randolph (15), Tavares (2) - titulares - Ayón (5), Carroll (12), Deck (4), Kuzmic, Llull (3), Prepelic (10), Thompkins (15).

 

Importantísima victoria del Real Madrid en su salida a Turquía de esta jornada 21 de Euroliga, en la que tuvieron que lidiar con una gran presión por parte de la afición rival que terminó complicando la tarde para los de Pablo Laso, que vieron como les remontaban un partido que parecía ganado en la primera mitad, pero el buen hacer de Anthony Randolph en los últimos segundos, una vez más el mejor de los blancos en esta Euroliga (y ya van unas cuantas), decantó el partido para  los visitantes. El Real Madrid no pudo contar con Rudy ni con Felipe Reyes en esta nueva victoria a domicilio.

 

En el primer cuarto (16 – 23) el Real Madrid salió con ganas al partido, con Campazzo llevando las manijas del juego y un Randolph bastante anotador, mientras que Evans fue el mejor de los turcos en ambos lados de la cancha, frenando las acometidas blancas y manteniendo a su equipo en el partido. Tavares se fue pronto al banco por acumulación de faltas y en su lugar salió Ayón, lo que dio un poco más de libertad en ataque al Darussafaka, pero el triple final de Llull ponía bastante por delante a los blancos. El segundo cuarto (22 -30) fue el mejor jugado por el Real Madrid, firmando la excelencia ofensiva mediante un Preperic que aprovechó esta nueva oportunidad de Pablo Laso a la mil maravillas. La entrada de Trey Thompinks fue también un plus en ataque, aumentando la ventaja en el marcador con seguridad y dejando un resultado muy cómodo en la primera mitad.

 

Tras el descanso, el Real Madrid bajó un poco las revoluciones en un tercer cuarto (21 -19), en el que si bien no fueron tan brillantes como en los dos anteriores, fueron capaces de mantener su renta en el marcador con autoridad, mediante un Randolph que siguió a un gran nivel y un Jaycee Carroll que demostró por qué es uno de los mejores anotadores de Europa. Solamente el base de los turcos, Toney Douglas, fue capaz de mantener a su equipo en el partido firmando una gran actuación y mostrándose como referente de su equipo. Las cosas de iban a torcer en un último cuarto (23 -14) en el que los turcos resucitaron para complicar las cosas al campeón de Europa. A base de contraataques y un juego rápido y dinámico, lograron meterse en el partido y comenzar a reducir la renta en el marcador, con un Toney Douglas que seguía siendo referencia para los suyos. Con el partido empatado en el último minuto, Tavares anotó los dos tiros libres que permitieron a los blancos adelantarse por la mínima y cerrar el partido con muchos nervios en los instantes finales.

 

Este partido es la prueba de que en la Euroliga, nunca puedes estar confiado e incluso el colista de esta puede complicarte las cosas y plantarte cara. Esta victoria cobra más valor aún tras la derrota del Fenerbahce ante el Bayern, lo que permite que el Real Madrid se sitúe a una sola victoria de los turcos y que el factor cancha en Euroliga sea más que una realidad a falta de 9 jornadas por disputarse. Los blancos continúan su maratón de partidos este domingo, donde viajarán a Málaga para verse las caras frente a un duro rival como es el Unicaja, siempre competitivo en su cancha.

Please reload

Please reload

© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.