Los blancos vencen sin problemas a un Panathinaikos sin ideas en ataque

December 20, 2018

REAL MADRID 89–68 PANATHINAIKOS OPAP ATHENS

 

ALINEACIONES:

 

Real Madrid: Causeur (14), Randolph (5), Ayon (8), Llull (7), Deck (4) -titulares-, Fernández (7), Campazzo (13), Carroll (4), Tavares (11), Prepelic, Thompkins (8), Taylor (8).

 

Panathinaikos OPAP Athens: Thomas (2), Pappas (6), Gist (1), Calathes (17), Antetokounmpo (2) -titulares-, Langford (20), Papagiannis (8), Lasme (2), Vougioukas (4), Lekavicius, Lojeski (2), Mitoglou (4).

 

 

 

El Real Madrid consiguió vencer al Panathinaikos por 89-68, en un partido donde la defensa blanca fue clave para derrotar a los verdes. Langford con 20 puntos, respaldado por un Calathes que anotó 17, no fueron suficientes para intentar la remontada.

 

Comenzaba el partido de la décimo tercera jornada de la Euroliga, con los blancos más engrasados y preparados que los visitantes en el inicio, sacando tres faltas a su rival en menos de dos minutos y medio, y anotando tanto fuera del perímetro como en la pintura, algo que hacía que Xavi Pascual pidiera el primer tiempo muerto del encuentro (9-2, min. 3). El problema no solo se hallaba en la defensa griega, también en ataque, errando varios tiros abiertos que no ayudaban a su equipo a luchar en los primeros compases del encuentro.

 

Calathes intentaba distribuir el balón, pero sus compañeros realizaban malas acciones ofensivas, perdiendo balones vitales y fallando tiros bajo canasta. Mientras que, en el lado contrario, Ayon conseguía anular a sus rivales en la pintura en defensa y ponerles en apuros en su propio rebote.

 

Casi al término del primer cuarto, los especialistas defensivos de los locales (Tavares, Rudy y Taylor) se encargaron de que los verdes no anotaran más de dos puntos, lo que significó que el primer cuarto finalizaría con un marcador de 23-10.

 

Y las buenas sensaciones aumentaban en los jugadores de Pablo Laso, que empezaban con un 5-0 de inicio y en los cuatro primeros minutos del segundo cuarto realizaron un 11-4, lo que les ponía con la máxima hasta el momento, un +20 en una primera parte en la que la defensa fue excelsa (34-14, min. 14).

 

El ataque del Panathinaikos se ahogaba, la intimidación en la pintura de Tavares, las rápidas manos de Campazzo, junto con la dupla Rudy-Taylor hacía imposible que se materializara una ocasión en los visitantes. Y esto se reflejaba en el marcador, solo cuatro puntos en cinco minutos y medio de este segundo cuarto.

 

Sin embargo, estos consiguieron conectar tres triples seguidos que sirvieron para devolver al espectador a la realidad y a Pablo Laso a pedir tiempo muerto. El ambiente se caldearía, debido a varias polémicas arbitrales, y Papagiannis y Ayon serían penalizados con una técnica para cada uno, y el Panathinaikos aprovechó este ambiente para ponerse a tan solo once puntos por debajo (40-29, min. 19).

 

En este parcial, Langford sería el líder en la ofensiva verde, con diez puntos, igualando toda la anotación de su equipo en el primer cuarto. Esta primera parte finalizaría con un resultado de 43-31, los visitantes consiguieron despertar y acercarse en el marcador, aunque solo ganaran de uno en el parcial del segundo cuarto (20-21).

 

El tercer cuarto estuvo muy movido, con momentos en los que los blancos dominaban, y otros momentos en los que los griegos recortaban distancias. Este parcial terminaría con un 63-55 en el marcador, con un Campazzo que anotó sobre la bocina, dejando un +8 a falta de los últimos diez minutos. En el marcador. La anotación estaba muy repartida en los locales, mientras que, en los visitantes, era Langford otra vez el que destacaba, con otros ocho puntos en su haber, alcanzando los veinte. 

 

Al inicio del último cuarto, una técnica pitada a Calathes permitía que los blancos realizaran una jugada de cuatro puntos, para poner el +11 (69-58). Entraron Rudy y Tavares y en el tiempo que estuvieron juntos, solo recibieron tres puntos, algo que permitió al Real Madrid tomar velocidad de crucero, y poner el +17 (78-61, min. 35).

 

El ataque de los de Xavi Pascual se volvió a ver en problemas y los blancos pusieron la máxima hasta el momento, y la victoria cayó para el lado español. Los pupilos de Pablo Laso consiguieron vencer por 89-68, consiguiendo la décimo primera victoria, luchando contra el Fenerbahce por el primer puesto, mientras que el Panathinaikos sigue enredado en el grupo de las seis victorias.

 

 

Please reload

Please reload

© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.