Un Clásico siempre tiene emoción

May 6, 2018

Barcelona y Madrid ofrecieron un gran partido de fútbol que estuvo manchado por la mala actuación del colegiado Hernández Hernández

 

FC BARCELONA 2-2 REAL MADRID CF

 

ALINEACIONES

 

FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Umitit, Piqué, Jordi Alba; Coutinho (Semedo min.46), Rakitici, Busquets, Iniesta  (Paulinho min.59); Suárez (Paco Alcácer min.92) y Messi.

 

Real Madrid: Keylor Navas; Nacho (Lucas Vázquez min.67), Varane, Ramos, Marcelo; Caemiro, Kroos (Kovacic min.84), Modric; Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo (Asensio min.46).

 

GOLES

 

1-0: Luis Suárez, min.10 (Sergi Roberto).

 

1-1: Cristiano Ronaldo, min.45 (Benzema).

 

2-1: Messi, min.52 (Luís Suárez).

 

2-2: Bale, min.72 (Asensio).

 

 

 

Ojalá todos los Clásicos tengan la poca transcendencia pero el mismo juego. Barcelona y Real Madrid demostraron ser los dos mejores equipos del mundo en un partido que estuvo marcado por el buen juego de ambos equipos pero también, desgraciadamente, por la actuación de Hernández Hernández. El colegiado no se podría creer lo que se le avecinaba al no ser mas insistente con la primera falta del partido de Rakitic sobre Casemiro ya que el resto de jugadas llevaría la misma línea y harían que el partido se le hiciese grande al colegiado.

 

Los jugadores jugaron muy al límite y metieron mucha presión al árbitro. Todo esto sucedió antes de que las líneas adelantadas del Madrid dificultasen la salida de balón del Barcelona. Se vivían duelos en todas las zonas del campo, solo Coutinho parecía el más perdido en la partida de ajedrez entre Valverde y Zidane. El Barça golpeó primero con un gol de Suárez tras una contra que vino por el costado de Marcelo. Otro gol por el costado del brasileño, un jugador que aporta mucho en ataque pero simplifica mucho las pocas carencias de los blancos. Tras el gol del uruguayo el Madrid espabiló y en una de sus famosas contras llevada por Kroos, Ronaldo remató a placer un centro de cabeza Benzema para poner el empate con un solo un cuarto de hora transcurrido.

 

El portugués se hizo un esguince a la hora de rematar pero quiso seguir jugando. Incluso disfrutó de dos ocasiones para adelantar a los de Zidane cuando peor estaban los culés y más cómodo se encontraba el Madrid. Sin embargo, en su primera ocasión se topó con Ter Stegen y en la segunda su disparo se marchó rozando el palo. Antes del descanso la tensión se intensificó con amarillas para Varane y Ramos y una pequeña bronca entre Ramos y Suárez por un codazo del central al uruguayo. Lo peor vino cuando Messi quiso cobrar venganza y realizó una dura entrada sobre el capitán que le podría haber costado perfectamente la expulsión.

 

No obstante el Madrid también tuvo las suyas en una jugada en la que Bale se desentendió del balón y clavo los tacos en el gemelo de Umtiti. Entrada de roja que el colegiado no sancionó. El chasco definitivo de la primera mitad vino cuando Sergi Roberto perdió los papeles y golpeó el rostro de Marcelo sin posibilidad de jugar el balón. Hernández Hernández lo vio y sancionó con roja directa.

 

En la segunda parte parecería que el Madrid iba a dominar. No obstante, la marcha de Cristiano por precaución unida a la buena organización del Barça con la marcha de Coutinho por Semedo generó muchas situaciones de ventaja para los culés que daban de su propia medicina a los madrileños con jugadas al contraataque. En una de esas jugadas Suárez cometió falta sobre Varane, el colegiado no lo apreció, balón para Messi y ya saben el final de la película, gol del Barça.

 

Los de Valverde pudieron sentenciar el encuentro, pero se toparon con un gran Keylor Navas. El Madrid tiró de orgullo y se encontró con un zarpazo de Bale desde fuera del área que puso el empate a dos. La polémica se intensifico poco después con un penalti muy claro de Jordi Alba sobre Marcelo que muchos nos preguntamos como el árbitro o el linier no lo vieron. En los minutos finales el Madrid fue un querer y no poder y el marcador no se movió. Un empate que se resumió en la imagen de los jugadores abrazados al final del partido. El verdadero ejemplo y no la agresividad que vimos en el partido. Otra de las imágenes fue la gran ovación que se llevo Andrés Iniesta en su último Clásico como profesional.

 

Dejando polémicas y pasillos no realizados podríamos dejar en una buena crónica que el partido resumió lo que han sido los dos equipos en la competición. Un Barcelona imbatido y regular, con seguridad atrás y acierto en ataque con la lucha de Suárez y la magia de Messi. Por otro lado se encuentra un Madrid que comenzó irregular, perdonó ocasiones, supo remontar y que incluso vio el resurgir de dos piezas que hacía tiempo que no destacaban como Bale y Benzema, aunque el francés y el galés entra en juego con todo el pescado vendido (al menos les queda la Champions que no es poco).

 

Independientemente de lo que rodeó el partido, en el ámbito deportivo se pudieron comprobar fallos y virtudes de ambos clubes. Una demostración  más de que un Clásico no es solo un partido. Es verdadero espectáculo.

Please reload

Please reload

© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.