El Real Madrid firma un tratado de paz en Montilivi

October 30, 2017

GIRONA 2 - 1 REAL MADRID

 

ALINEACIONES

 

Girona: Bono; Maffeo, Juanpe, Espinosa, Marc Muniesa, Aday Benítez; Pere Pons, Àlex Granell, Borja García (Timor, min. 74), Portu (Larry, min.82); y Stuani (Mojica, min. 87).

 

Real Madrid: Kiko Casilla; Hakimi (Marco Asensio, min. 65), Varane (Nacho, min. 46), Sergio Ramos, Marcelo (Lucas Vázquez, min. 65); Casemiro, Modric, Kroos, Alarcóón; Cristiano Ronaldo y Benzema.

 

GOLES

 

0-1: Isco, m. 12.

1-1: Stuani, min. 53.

2-1: Portu, min. 57.

 

Con carácter apaciguador y sin ganas de refriega fuera del terreno de juego acudió el Real Madrid a Montilivi. Tal fue su grado de implicación en la moderación independiente que, además de llegar con un autobús distinto, los jugadores de Zinedine Zidane dulcificaron la primera visita al Estadio Municipal de Gerona a los 13.000 espectadores presentes. 

 

Tuvo que ser eso. No hay otra opción. Porque si no, no se entiende que el actual Campeón de Europa, con el ‘The Best’ en sus filas, no azotase más a un recién ascendido a Primera División. Lo dejase remontar en apenas cuatro minutos. Y se permitiese ser dominado, más si cabe, en la competición doméstica. 

 

El Real Madrid golpeó primero. Su respuesta a un centro envenenado de Pablo Maffeo, que se estrelló en el palo de la portería visitante, fue un contragolpe con gol. Los blancos leyeron la jugada a la perfección. El revés con la madera dejó noqueado al equipo local, que vio como el conjunto madrileño armó, ejecutó y culminó un contraataque de 10 en pocos segundos. Cristiano Ronaldo terminó con la rapidez madridista, la cual se estrelló en Bono pero que cayó en las botas de Isco, quien si adelantó al Madrid.

 

Pese al totalitarismo merengue, el Girona continuó peleando y buscando ocasiones. Lo intentó antes del descanso y, también, tras el interludio, cuando cuatro minutos de oro le dieron el triunfo ante un Real Madrid desbocado y sin orden.

 

El conjunto de Zidane no sabía como reaccionar. Un partido en el que tenían ventaja, se les fue de las manos. Stuani culminó una gran jugada de Pons, en el 53’; mientras que la realidad superaba a la ficción, en el 57’, cuando Portu provocaba la locura local. Dos goles en cuatro minutos. La excentricidad de lo absurdo. Y la insensatez de la lógica. 

 

El Girona estaba por delante del Real Madrid. Por 2 goles a 1, y los de Zidane solo supieron recriminarse entre ellos. Stuani pudo hacer más daño, pero su lanzamiento no acertó con la meta visitante. Y el Real Madrid firmó un tratado de paz para evitar una derrota de mayor calado.

Please reload

Please reload

© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.