© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Espejismo de bienvenida a La Liga

August 24, 2019

REAL MADRID 1 - 1 REAL VALLADOLID

 

ALINEACIONES

 

Real Madrid: Courtois, Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo, Casemiro, Isco, Kroos, Bale, James y Benzema.

 

Real Valladolid: Masip, Moyano, Kiko Olivas, Salisu, Nacho, Míchel, San Emeterio, Pedro Porro, Óscar Plano, Sergi Guardiola y Enes Ünal.

 

GOLES

 

1-0: Benzema (min 82)

1-1:Sergi Guardiola (min 88).

 

 

Así fue la pasada temporada. Y las tres anteriores. El Real Madrid tiene oportunidades, pero no aprovecha su superioridad. Se deja avasallar cuando el contrario desea hacerle daño. Hoy lo hizo Sergi Guardiola para igualar un partido que debía estar terminado. 

 

El sabor amargo de hoy no solo se queda en el empate. La sensación de que los goles -hoy en singular- salvan a la defensa es el mayor espejismo del madridismo. Se trata de una fragilidad, conocida de la primera época de Zidane. Pero que significó tres Champions consecutivas.

 

El partido comenzó con ganas de demostrar otra cara. Zidane alineó a Isco y James, los que más fuerza pusieron desde el inicio. James estuvo cerca de convertir la confianza de Zidane en goles. Tuvo dos en la primera media hora, mientras que Isco corría, mostraba buena actitud y generaba espacios en sitios recónditos para asistir a sus compañeros. Bale también aportó.

 

En definitiva, todos sumaron. Pero todos cayeron cuando menos se esperaba. Tras el descanso, el Madrid desapareció. Y tuvo suerte de que el Valladolid no estuvo acertado. El verdugo del debut se equivocó dos veces consecutivas. Desperdició un 3 contra 1 en un contragolpe de libro con un mal pase, directo a Ramos, e intentó remediarlo con un remate horrendo que quitó la posibilidad a su compañero de adelantar al Pucela. 

 

El Madrid bajó mucho. Quizás demasiado. Suerte que su rival no estuvo mejor y que Zidane acertó con sus cambios. Vinicius dio aire fresco en una banda asfixiada por las ganas de quedarse. Y Jovic, que su primera acción fue un cabezazo al larguero, generó más presencia del Real Madrid en su espacio. Sin embargo, Benzema fue el encargado de darle la vuelta al partido. Recibió -como mejor sabe él- de espaldas, se giró sobre sí mismo y enchufó un trallazo al palo largo, imposible para Masip. 

 

Revolucionó tanto el encuentro que el Real Madrid se descolocó. El Valladolid la tuvo nada más sacar de centro, y acertó a dos minutos del final. Sergi Guardiola se resarció de aquellas dos jugadas, y superó por bajo a Courtois, igualando el partido y enmudeciendo al Bernabéu.

Please reload

Please reload