© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Mejor tarde que nunca

May 5, 2019

  • El Real Madrid venció con los goles de Mariano y Vallejo dando buenas sensaciones ante un Villarreal que apretó hasta el final

 

REAL MADRID CF 3–2 VILLARREAL CF

 

ALINEACIONES

 

Real Madrid CF: Courtois; Carvajal, Varane, Vallejo, Marcelo; Casemiro, Valverde (Isco min.60), Kroos; Lucas Vázquez (Asensio min.60), Mariano y Brahim (Vinicius Jr. Min.74).

 

Villarreal CF: Andrés Fernández; Xavier Quintillá, Funes Mori, Álvaro, Mario Gaspar (Jaume Costa min.81); Cazorla, Iborra; Pedraza (Trigueros min.56), Fornals (Bacca min.72), Samuel Chukwueze; y Gerard Moreno.

 

GOLES

 

1-0: Mariano, min.2 (Brahim).

 

1-1: Gerard Moreno min.11 (Fornals).

 

2-1: Vallejo, min.41.

 

3-1: Mariano, min.49 (Carvajal).

 

3-2: Jaume Costa (Gerard Moreno).

 

 

 

El Real Madrid ganó al Villarreal gracias al doblete de Mariano y un tanto de Vallejo. Los blancos ofrecieron buenas sensaciones en ataque, pero tuvieron una desconexión final que dio vida al Villarreal, aunque sin tiempo. Con esta victoria el Madrid se queda tercero de manera matemática y recorta a seis puntos una segunda posición que se hace muy difícil, ya que el Atlético de Madrid debería perder los dos partidos que restan de temporada. Por otro lado, el Villarreal se vio superado por momentos, pero nunca se rindió. Gerard Moreno igualó el tanto inicial de Mariano y Jaume Costa recortó distancia al final del partido. Esta derrota hace que el duelo frente al Eibar de la jornada que viene en La Cerámica sea de vital importancia para estar el año que viene en Primera. A falta de que el Valladolid juegue, los de Calleja se marchan de Madrid a cinco del descenso.

 

El encuentro comenzaba con Casillas muy presente. Además de la camisetas que lucieron sus compañeros con el mensaje de Iker, todos contigo, la afición ofreció una pancarta a su capitán y coreó su nombre como lo hacía en ataño. Fue acabar el pequeño homenaje a Casilla y Mariano se aprovechó de una presión de Brahim sobre Cazorla para robar el balón, plantarse delante de Andrés Fernández y hacer el primero del partido con un disparo raso.

 

Los primeros minutos de los blancos eran mejores que sus tres últimos partidos. No se habían cumplido ni diez minutos y Andrés Fernández ya había blocado un disparo de Mariano y sacado una mano a un centro de Lucas. Sin embargo, el gafe del periodista siempre está presente. Y es que fue redactar las líneas anteriores cuando Casemiro perdió el balón en la frontal del área ante Fornals y Gerard Moreno puso la igualada con un disparo a la escuadra. El Madrid intentó reponerse y siguió insistiendo por los costados aprovechando la velocidad de Brahim y Lucas más el refuerzo de Marcelo y Carvajal.

 

Fue precisamente el último quien pudo romper el empate con una volea desde fuera de área, pero su disparo se encontró con el palo. El ritmo iba creciendo: Kross tenía libertad en el medio mientras que Valverde cumplía en funciones defensiva y Casemiro ayudaba en las coberturas. En ataque la actividad de Mariano, Lucas y Brahim daba vitalidad a los de Zidane, que llegaban con peligro y veían como sus disparos se estrellaban en la defensa del Villarreal o en Andrés Fernández. No obstante, los de Calleja intimidaron con un disparo lejano de Fornals y un disparo raso de Chukwueze al que Courtois sacó una buena mano.

 

Con el paso de los minutos el partido se fue enfriando, aunque el Madrid mantenía el control. Al filo del descanso Vallejo rompió la igualada tras encontrarse un balón muerto en el área pequeña, después de que Marcelo hubiera estrellado su disparo en un jugador vestido de amarrillo.

 

Nada más comenzar la segunda parte el Madrid golpeó. Valverde filtró un balón hacia el área, Carvajal apuró a línea de fondo y sirvió un pase de la muerte que finalizó Mariano. Se avecinaba un segundo tiempo cómodo para un Madrid que había sabido marcar nada más empezar los dos tiempos y nada más acabar la primera parte.

 

Los de Zidane siguieron mostrando ganas y ambición a pesar de los tres goles. Algo latente posiblemente por ser quizás las últimas oportunidades de muchos con esta camiseta. Uno de estos casos era Brahim, que estaba cuajando un gran partido cuando Andrés Fernández le privo de su gol con un paradón. Cumplida la hora de juego Zidane dio entrada a Isco y Asensio y mandó calentar a un Vinicius que levantó los aplausos de la grada cuando salió a trotar por la banda.

 

Al brasileño le dieron quince minutos después de que el partido estuviera diez minutos controlado por el Madrid, pero sin generar ocasiones. Solo Chukwuece pudo recortar distancias con un disparo desde el punto de penalti, pero calculó mal y lo tiró fuera. Antes Marcelo y Brahim habían tenido ocasiones idénticas. La del brasileño acabó en córner tras una buena para de Andrés Fernández y la segunda, de Brahim, se marchó lamiendo el poste justo ante de ser remplazado por Vinicius.

 

Se llegaba a los minutos finales con un Madrid que desconectó defensivamente y provocó varios acercamientos del Villarreal. De hecho, Gerard Moreno ganó en velocidad a Casemiro y se plantó en el área sin oposición. El delantero sirvió un balón atrás que Jaume Costa materializó con calidad, pero ya no le quedaba tiempo al submarino amarillo.

 

Volvían las buenas sensaciones al Bernabéu con el desparpajo de jugadores como Mariano, Brahim y la mejor noticia, la vuelta de Vinicius. Como dice el refrán: mejor tarde que nunca, aunque incluso para el Madrid estas sensaciones llegan demasiado tarde.

Please reload

Please reload