Benzema salva al Real Madrid

April 6, 2019

REAL MADRID 2-1 EIBAR

 

ALINEACIONES

 

Real Madrid: Navas, Varane, Nacho, Benzema, Modric, Bale, Valverde, Odriozola, Asensio, Isco y Reguilón.

 

Eibar: Dmitrovic, De Blasis, Ramis, Oliveira, José Ángel Cote, Escalante, Sergio Álvarez, Joan Jordán, Cardona, Cucurella y Enrich.

 

GOLES

 

0-1: Cardona

1-1: Benzema (min 55)

2-1: Benzema (min 82)

 

 

 

Dos goles legales. Cuatro si contamos los anulados. Benzema se ha echado al conjunto madridista a la espalda. Ha tirado del carro para reconstruir la penosa imagen del Real Madrid en el primer tiempo. 

 

Falta de motivación. De convicción. O simplemente aires de superioridad. Son los mayores males de un equipo sin alma. Porque nadie tira del carro. Ningún jugador muestra ganas de nada desde el primer minuto.

 

Si, Bale asustó al Eibar en los primeros compases del partido. Se estrelló con el portero en el minuto 6, y asistió a Benzema en el primero de los cuatro goles, pero el galés estaba en fuera de juego y el VAR anuló la jugada. Pero de poco sirve si su compañía es la apatía.

 

El Eibar se recolocó tras la lesión de Ramis y logró mantener su posición en el terreno de juego en la primera mitad. Cardona, que sustituyó a Pedro León antes del partido, fue el autor de la felicidad visitante. El delantero recibió un pase de Escalante, quien se deshizo con suma facilidad de Varane, para adelantar por la derecha a Nacho y superar a Keylor después de su resbalón. 

 

El Bernabéu reaccionó a este golpe un reforzado sonido de viento, superior a los leves silbidos a Bale a lo largo de la primera mitad. Y subió su nivel con la llegada del descanso. 

 

Karim fue el único con el coraje de reaccionar. Se echó el equipo a la espalda y anotó un nuevo gol con sumo esfuerzo. Tras chocar con Dmitrovic, Benzema se levantó rápido para llegar antes que la defensa visitante y empatar el partido. Lo celebró con rabia. Pero el VAR lo volvió a anular. Fuera de juego. 

 

El francés no se quedó ahí. En la siguiente ocasión, Karim se elevó entre todos para cabecear un centro de Asensio y, sin condicionantes del VAR, empatar el partido. Volvió a demostrar su actitud y compromiso con el equipo, al que le dio la victoria minutos después. La misma jugada, con distinto asistente. La puso Kroos, remató Benzema.

 

Su actitud es incuestionable. Podrá errar en sus acciones, pero siempre pelea hasta el final. La tuvo en dos ocasiones para sentenciar el partido. Se estrelló en el palo y la mandó arriba, tras un error garrafal de Dmitrovic al final del partido. 

Please reload

Please reload

© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.