Super Carrillo

April 4, 2019

  • Un gol de cabeza del argentino en el 95´ dejó al Leganés a diez del descenso en un partido trabado. El VAR intervino por primera vez en Butarque

 

CD LEGANÉS 1–0 REAL VALLADOLID CF

 

ALINEACIONES

 

CD Leganés: Cuéllar; Juanfran, Bustinza, Rodri Tarín, Siovas, Jonathan Silva; Vesga (Rubén Pérez min.81), Recio, Óscar (Arnazi min.87); Carrillo y Santos (Sabin Merino min.75).

 

Real Valladolid: Masip; Antoñito (Keko Gotán min.65), Kiko Olivas, Calero, Nacho; Joaquín; Waldo (Verde min.69), Michel, Rubén Alcaraz, Óscar Plano (Moyano min.92); y Sergi Guardiola.

 

GOLES

 

1-0: Carrillo, min.95 (Juanfran).

 

 

 

Dicen que el fútbol es injusto. Otros decimos que es bonito y otros dicen que simplemente son 22 tíos que van detrás del balón. Partidos como lo del Leganés vs Valladolid certifican los tres argumentos anteriores. El partido fue muy trabado, sin apenas ocasiones y con muy pocas ideas por parte de ambos equipos donde 22 tíos iban detrás de un balón. Los que dicen que es injusto se pueden argumentar en que el Leganés con su segundo disparo a puerta entre los tres palos y con el tiempo cumplido marcó el único gol del partido y los que dicen que el fútbol es bonito, los que son como un servidor, piensan que es precioso. No solo porque el gol llegase en el último minuto y levantara al estadio sino porque lo marco Carrillo, un jugador que llevaba sin marcar desde el 1 de diciembre del año pasado de y una jornada después de fallar un penalti en el derbi. Sin duda así es el fútbol, así el deporte. Pura vida.

 

La primera parte entre ambos equipos estuvo muy igualada. El problema era que los locales se enfrentaron a su propia medicina: ellos llevaban el balón mientras se estrellaban contra el muro  defensivo del rival. Se notaba que el Valladolid estaba con muchas bajas y que sus delanteros estaban con pólvora mojada. Primero fue Waldo con un disparo alto y después Guardiola falló inexplicablemente a puerta vacía tras un fallo de la defensa pepinera.

 

Un fallo que venía precedido de un factor al que el Lega acusó mucho la primera parte, la ausencia de Rubén Pérez. Aun así, y a pesar de la lentitud y de las escasas ideas de jugadores como Recio o Vesga, Carrillo y Santos daban la talla. Sobre todo el uruguayo, inspirado por su gol en el derbi. De hecho, fue el propio Santos quien gozó de las ocasiones más claras con dos cabezazos idénticos, aunque en el segundo remató al lado de la portería y la tiró fuera ante el esperpento de la grada. No obstante, el Valladolid acabó la primera parte con mejores sensaciones generando peligro con jugadas a balón parado.

 

Ya en la segunda parte los de Pellegrino entraron mejor y llegaban con más desborde gracias a las aportaciones de Óscar y Recio, que empezó a jugar algo más adelantado mientras que Vesga retrasó su posición. Además, el partido tuvo algo anecdótico: 30 jornadas después, el VAR intervino en Butarque cuando Martínez Munuera le dijo a Cuadra Fernández que revisara la jugada en la que había señalado penalti. El colegiado se acercó a la pantalla y observó que el centro de Jonathan Silva había pegado en el rostro de Joaquín  Fernández y no en la mano. El árbitro rectificó su decisión y no se produjo la pena máxima a favor de los pepineros.

 

Esta situación encendió a la grada y activó algo más un partido en el que Sergio González movió ficha a la hora dando entrada a Keko Gotán. Sin embargo, era el Lega el que tenía la pólvora mojada. Muestra de ello fue un mano a mano en el que Santos disparó al cuerpo de Masip. Pellegrino detectó el fallo y metió a Sabin Merino a falta de quince minutos, quizás algo tarde por estar con un ojo al partido del domingo ante el Alavés.

 

Los minutos iban pasando y ningún equipo parecía encontrar el gol. Había jugadas de los locales en donde faltaba el último pase mientras que los visitantes no lograban cuajar un contrataque. Con diez minutos por delante Pellegrino metió a Rubén Pérez para dar algo del equilibrio que le había faltado a su equipo durante el partido. Quedaba poco y el Lega no se rendía. Carrillo la tuvo de cabeza tras un centro medido de Juanfran. También, Sabin Merino la tuvo tras una buena dejada de Carrillo, pero su disparo se marchó desviado.

 

El cuarto asistente señaló cinco minutos de descuento. Unos cinco minutos donde hubo más ocasiones y fútbol en todo el partido. El Lega tiró de gesta, tiró de épica y se encontró pasado el minuto 95 con un centro de Juanfran. Un centro que sobrevoló el área, las cabezas de la defensa del Valladolid y desde atrás, como un superhéroe, llegó Carrillo para romper el empate y poner la locura en Butarque.

 

Con este gol el Leganés respira y deja el descenso a diez puntos en un partido que no fue brillante, pero donde el calor de Butarque y la insistencia en los minutos finales dio los tres puntos a los pepineros.

Please reload

Please reload

© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.