© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Cuando todo sale mal

March 1, 2019

  • El Rayo Vallecano pierde contra un rival directo, y ya son cinco derrotas consecutivas

 

RAYO VALLECANO 0-2 GIRONA FC

 

ALINEACIONES

 

Rayo Vallecano: Dimitrievski; Álex Moreno, Amat, Abdoulaye Ba, Advíncula; Mario Suárez (Emi Velázquez 65’), Santi Comesaña; Álvaro García, Trejo (Kakuta 51’), Embarba (Franco Di Santo 77’); Raúl de Tomás.

 

Girona FC: Iraizoz; Raúl García, Bernardo, Pedro Alcalá, Ramalho (Pedro Porro 82’); Álex Granell, Douglas Luiz (, Pere Pons; Borja García (Aleix García 74’), Portu (Roberts 89’), Stuani.

 

GOLES

 

0-1: Stuani 30’

0-2: Stuani 85’

 

 

No pudo ser. El Rayo Vallecano volvió a perder esta noche, y, con esta, ya suma cinco derrotas consecutivas. Hoy, se juntaron el hambre, las ganas de comer y una despensa totalmente vacía.

 

Y es que todo le salió mal al conjunto de Míchel desde el principio. El técnico madrileño dispuso un sistema diferente al que venía utilizando en los últimos meses, con la principal novedad en la línea defensiva, donde formó solo con dos centrales para ganar un centrocampista. Sin embargo, la vuelta al 4-1-4-1 no supuso un cambio a mejor, sino que se vio que los futbolistas no acababan de encontrarle el punto a la NUEVA disposición táctica rayista. Los errores en la salida de balón hacían que la estrategia defensiva se llevase a cabo a remolque, y los jugadores de arriba pocas veces pudieron disfrutar de una jugada elaborada que culminar. Así es muy difícil, y la Franja tardó muchísimo en incomodar a la sólida retaguardia catalana.

 

De hecho, y aunque parezca inverosímil, el conjunto rayista generó sus ocasiones más peligrosas cuando se encontró en inferioridad numérica frente a su rival por la expulsión de Abdoulaye Ba. Parece que la sensación de no tener mucho más que perder hizo que el Rayo Vallecano se decidiese por atacar de una manera más simple y rudimentaria a su rival. Mediante balones largos e internadas e incursiones de sus jugadores por los costados (ni Advíncula, ni Moreno ni nadie pudo hacer más de dos jugadas peligrosas por banda), el conjunto rayista se acercó con peligro a la portería de un Iraizoz que sacó un par de disparos a puerta con actuaciones de gran nivel, al igual que su homólogo vallecano Dimitrievski, quien anduvo sobre su tradicional línea de seguridad y despejes. Sin embargo, poco pudo hacer ante los goles de un Stuani que ya acumula quince tantos esta temporada.

 

Se hablaba en la previa del partido de las infinitas ganas del equipo de revertir la mala imagen ofrecida en el Coliseum. Y, sinceramente, se ha podido ver la motivación extra del plantel para demostrarlo. Sin embargo, esto también le ha salido mal al Rayo, pues esa motivación extra se ha ido transformando poco a poco en precipitación y ansiedad por sacar el resultado. El primer gol de Stuani ha acentuado esto, y la expulsión de Abdoulaye Ba lo ha terminado de confirmar. Se habla poco de los riesgos que tiene que tomar en central senegalés por ser el último jugador antes de Dimitrievski, y demasiado poco de lo acertado que suele estar. Hoy le tocó equivocarse, y el error en esa posición se paga muy caro. Así, desgraciadamente, la imagen del equipo esta noche no ha sido mejor que la de la semana pasada…

 

Si ya es frustrante imaginarse la situación desde fuera, cómo deben estar pasándolo los futbolistas. Da la sensación de que el trabajo no da los frutos, y que los esfuerzos no se ven reflejados en el juego. Cada vez queda menos y el margen es más pequeño. Pero la esperanza es lo último que se debe perder.

Please reload

Please reload