© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Descuelgue Vergonzoso

February 17, 2019

  • Una segunda parte desastrosa de los de Solari le cuesta los tres puntos al Madrid ante el Girona

 

REAL MADRID CF 1–2 GIRONA FC

 

ALINEACIONES

 

Real Madrid CF: Courtois; Odriozola, Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Ceballos (Mariano min.75), Kroos; Lucas Vázquez (Vinicius Jr.min.58), Bezema y Asensio (Bale min.65).

 

Girona FC: Bono; Pedro Porro (Lozano min.46), Ramalho, Alcalá, Juanpe, Raúl Carnero; Pere Pons (Aleix García min.86), Granell; Douglas Luiz; Portu (Valey min.83) y Stuani.

 

GOLES

 

1-0: Casemiro, min.25 (Kroos).

 

1-1: Stuani, min.64 (p).

 

1-2: Portu, min.76.

 

 

 

 

El Real Madrid volvió a sus orígenes esta temporada. Los de Solari estropearon la segunda parte un partido que tenían relajado. Un gol de Casemiro pareció abrir el camino de la victoria, pero la relajación y la falta de acierto para cerrar el partido terminaron en los tantos de Stuani, de penalti, y Portu. El Girona vuelve a ganar doce jornadas después mientras que el Madrid se descuelga de una manera vergonzosa de la liga.

 

En la primera parte al Madrid le costó encontrarse en los primero minutos. El Girona asustó en el primer minuto con un disparo de Stuani que Courtois detuvo con la cara, aunque la jugada estaba invalidada por fuera de juego. Poco a poco los de Solari fueron cogiendo fuelle y encontraban los espacios gracias a un Asensio y Benzema activos. Las aproximaciones de los blancos iban llevando cada vez más peligro y fue Lucas Vázquez quien topó con Bono, tras una buena acción individual, cumplido el primer cuarto de hora.

 

Tras esos quince minutos, el Madrid dominaba a un Girona que aprovechaba los espacios dejados en los costados. Sin embargo, los de Eusebio no aprovechaban la banda de Marcelo y fue por el costado de Odriozola donde se generó la jugada que termino con Courtois frustrando los deseos de Stuani. Aun así, las jugadas de ataque del Girona eran acciones aisladas que se contraponían a los constantes ataques del Madrid.

 

En uno de esos ataques, Bono despejo de puños a la frontal del área, Kroos recibió el rechace y, como si tuviera un guante en el pie, puso un centro milimétrico a la cabeza de Casemiro para romper el empate. Tras el gol, los blancos buscaron hacer más daño con triangulaciones rápidas y con centros que no encontraban rematador por los pelos. No obstante, el Girona se marchó al descanso con un marcador que le daba esperanzas en la segunda parte.

 

 

Una segunda parte en la que Eusebio metió profundidad con las entradas de Lozano y Aleix García, pero con lo único que se encontró el entrenador de los visitantes fue con un asedio constante de los locales. Parecía más cercano el segundo del Madrid que el empate, y más con la entrada de Vinicus, pero el Girona no daba la sensación de estar muerto y estuvo a punto de empatar en una doble ocasión: primero, con un cabezazo de Lozano que salvo Courtois, y el correspondiente rechace que Aleix García elevó demasiado con la portería vacía. Pocos minutos después, la suerte se decantaría por el otro equipo.

 

Stuani remató al palo un balón que salió rechazado, Lozano disparó a la mano de Ramos y el árbitro señalo un penalti que Stuani no falló. Con menos de media hora, el Madrid necesitaba un gol para no dar un paso atrás ante los catalanes. Se ponía nervioso el Bernabéu y estalló cuando en la siguiente jugada al empate Ramos fue derribado dentro del área. Los nervios volvieron a crecer cuando el Girona se echó arriba y pudo adelantarse por mediación de Portu, pero su disparo se estrelló en el palo.

 

El Madrid no se encontraba y no conseguía encadenar una jugada de pases seguida. Los blancos se estaban relajando y lo pagaron caro. Las bandas de Odriozola y de Marcelo eran una autopistas para los catalanes y de este factor se produjo el segundo tanto del Girona después de que Portu cazase un rechace, en la banda de Marcelo, que había dejado Courtois tras una gran parada, de un disparo del costado de Odriozola.  

 

Pasaron los minutos, pero el Madrid no reaccionó. Ni Vinicius, ni Bale ni nadie parecían arreglar la imagen de un Madrid que había tirado el partido y se había relajado en exceso la segunda parte. Para colmo, Sergio Ramos vio la segunda amarilla en un intento de chilena que el árbitro sancionó con la expulsión. Ni Courtois rematando en la última jugada pudo salvar el desastre de sus compañeros

 

Mala imagen del Madrid, que vuelve a ser tercero a dos puntos del Atlético y a nueve del Barça. Se descuelga de la pelea por la liga y quién sabe si volverán esas dudas que acabaron con Lopetegui…Por otra parte, el Girona vuelve reencontrarse con la victoria dos meses después y deja el descenso a cuatro puntos.

Please reload

Please reload