© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Paradigma Simeone

February 16, 2019

  • El Atlético rompe su racha negativa venciendo al Rayo, que profundiza y alarga su crisis

 

RAYO VALLECANO 0-1 ATLÉTICO DE MADRID

 

ALINEACIONES

 

Rayo Vallecano: Dimitrievski; Álex Moreno, Amat, Abdoulaye Ba, Gálvez (Álvaro García 75’), Tito; Trejo (Bebé 56’), Santi Comesaña, Mario Suárez, Embarba (Pozo 56’); Raúl de Tomás.

 

Atlético de Madrid: Oblak; Filipe Luis, Godín, Giménez, Arias; Vitolo (Lemar 59’), Saúl, Rodrigo (Savic 74’), Correa (Diego Costa 59’); Griezmann, Morata.

 

GOLES

 

0-1: Griezmann 73’

 

 

 

El de hoy ha sido uno de esos partidos propios de la era Simeone en el Atlético de Madrid. Uno de esos partidos en los que parece que no lo va a conseguir, pero finalmente acaba ganando. El Rayo, a pesar de su buen partido, terminará la jornada en puestos de descenso y con la sensación de que ha dejado escapar otra oportunidad.

 

Y es que la primera parte de la Franja ha sido impecable. A excepción de los primeros diez minutos, el Rayo ha dominado el encuentro y ha conseguido meter al Atlético en su propio campo. A pesar de que la zaga colchonera ha tapado muy bien las subidas de un Álex Moreno que no ha podido tocar mucho el balón, las incursiones de Embarba, los desmarques de RDT y el buenísimo criterio de Santi Comesaña y un Mario Suárez que no ha podido estrenarse mejor en la titularidad hicieron que el gol rayista fuera muchísimo más que una ilusión. Lo ha tenido el capitán del Santa Inés en dos ocasiones, pero un soberbio Oblak impidió el que habría sido el cuarto tanto de Embarba en esta temporada. Ya en la segunda parte, el cansancio, los nervios y la mejoría del Atlético de Madrid provocaron el paso atrás del Rayo.

 

Sin embargo, hasta dar ese maldito paso atrás, el Matagigantes ha tenido al equipo del Cholo contra las cuerdas, y gran parte de culpa la ha tenido Raúl de Tomás. El delantero madrileño es mucho más que un nueve, y hoy lo ha demostrado. Cayendo a banda, bajando a recibir y jugando de espaldas a la portería rival ha dado una auténtica master class de lo que es un punta en el siglo XXI. Solo dos malos remates y, otra vez, un imponente Jan Oblak le han separado del gol esta tarde. En el otro lado, hoy ningún futbolista colchonero merece una mención especial. Parece que las lesiones han mermado en demasía al club colchonero. Aun así, el gen competitivo de su entrenador ha salido a pasear a Vallecas, y el Atlético nunca le ha perdido la cara al partido.

 

La segunda parte ha hecho que los de Simeone mejoren sus prestaciones. La inclusión de un eléctrico Thomas Lemar y, sobre todo, el regreso de Diego Costa a Vallecas (y de su lesión) tuvieron la culpa. Con dos delanteros, los defensas rayistas han quedado fijados, y los movimientos y recepciones de Griezmann, entre otros, han llevado el peligro al campo local. En uno de esos balones al área, Morata, quien no ha tenido su mejor tarde, le sirvió al Principito un balón muerto que el francés, no sin cierta fortuna, ha metido en las redes de la portería de Stole Dimitrievski. Una victoria balsámica para el Atlético, que había cosechado dos dolorosas derrotas seguidas y que ahora afronta con más optimismo su complicada eliminatoria europea contra la todopoderosa Juventus de Turín.

 

No fue la tarde del Rayo, que dormirá en puestos de descenso tras su tercera derrota seguida. Más le vale volver a sumar pronto para no descolgarse. Para el Atlético, por otra parte, fue un día más en la oficina del Cholo. Ganar, ganar y volver a ganar.

Please reload

Please reload