© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Ya vienen los tres puntos

December 23, 2018

 

RAYO VALLECANO 2-1 LEVANTE UD

 

ALINEACIONES

 

Rayo Vallecano: Dimitrievski; Álex Moreno, Amat, Abdoulaye Ba, Velázquez, Advíncula; Álvaro García (Pozo 43’), Imbula Santi Comesaña, Embarba (Trejo 70’); Raúl de Tomás (Álex Alegría 90’).

 

Levante UD: Oier; Toño, Róber, Postigo, Coke (Boateng 88’); Morales, Bardhi (Moses Simon 78’), Campaña, Rochina; Roger (Dwamena 78’), Borja Mayoral.

 

GOLES

 

1-0: Toño 23’ (PP)

1-1: Rochina 60’

2-1: Raúl de Tomás 67’

 

 

 

Decíamos en la previa que los jugadores del Rayo Vallecano habían pedido un regalo por anticipado estas Navidades: una victoria contra el Levante. Y parece que, pese a la niebla, Papá Noel ha sabido llegar a Vallecas a tiempo.

 

Ha sido difícil verla por culpa de la ya mencionada niebla, pero el conjunto rayista ha conseguido una merecida y balsámica victoria en un gran partido de los de Míchel. El preparador madrileño optó por repetir el sistema de cinco defensas empleado en el Bernabéu y utilizado por primera vez en el Trofeo de Vallecas frente al Grasshopper. En aquel 14 de noviembre, Míchel lo explicaba como una solución puntual para que los menos habituales pudieran jugar en su posición. Sin embargo, el tiempo y las buenas actuaciones del Rayo con esa línea de tres centrales ha hecho que el amado 4-1-4-1 haya quedado relegado. Y es que este sistema permite ser titular a Abdoulaye Ba, que saca la pelota como nadie, jugar a Imbula sin preocuparse por dejar al equipo desmantelado tras perder el balón o subirse a la moto a los Advíncula, Álex Moreno o Álvaro García.

 

Ese apunte es, probablemente, lo que más le guste a Míchel después de la solidez defensiva de su equipo. Las asociaciones entre los laterales y los extremos, sobre todo en banda izquierda, aumentan el nivel de manera exponencial de la Franja. Cuando el lateral se encuentra abierto, el extremo se mete por dentro en busca del balón entre líneas o de la combinación con los centrocampistas. Y cuando es el extremo quien está pegado a la banda, el lateral se suma al centro del campo para generar unas superioridades numéricas muy efectivas. De hecho, ambos goles llegaron gracias a las internadas de un soberbio Álex Moreno, quien también puede proyectarse en ataque con más tranquilidad, pues sabe que detrás de él se encuentran un Comesaña que se ha convertido en un pivote magnífico en tan solo cuatro meses, y tres centrales muy atentos y expeditivos. Sin duda, este es el camino a seguir tras las Navidades.

 

El punto negativo lo conforman la lesión de Álvaro García, que se marchó antes del descanso en beneficio de un Pozo que parece haber perdido protagonismo con este nuevo sistema, o el rifirrafe entre Raúl de Tomás (hoy firmó su quinto gol en Primera División y le anularon otro) y Óscar Trejo, aunque parece que no trascendió mucho más. Según Míchel, los jugadores “se han pedido perdón”: “Me joroba que la imagen sea esa cuando no es la realidad. Ya está todo solucionado”. Sobre el partido y la actuación de los jugadores, el preparador madrileño se mostró satisfecho aunque consciente de lo mucho que queda por hacer: “Era una victoria necesaria. Nos vamos unos días, y luego pensaremos en la vuelta. Nuestro trabajo es acercarnos más a esos equipos y recortar puntos”. “Hemos tenido profundidad por fuera y hemos hecho cosas bien con este sistema. ¿La niebla? No afectaba desde abajo”.

 

Se acaba un año histórico para el Rayo Vallecano. El 2018 trajo cosas buenas y otras no tan buenas, pero acaba con la sensación de que el equipo puede revertir la situación. Partidos como este lo demuestran. Tras esta victoria, la Navidad será un más feliz en Vallecas.

Please reload

Please reload