La defensa gana partidos

December 20, 2018

 

El Real Madrid consiguió vencer al Panathinaikos por 89-68 y, en esta ocasión, lo más destacable no es un jugador, no es la ofensiva blanca, esta vez el protagonista es el trabajo colectivo en equipo en defensa. El Panathinaikos solo consiguió anotar 68 puntos, su segunda peor anotación del curso en Euroleague (anotó 62 puntos en la derrota contra el Efes turco).

 

Los griegos anotaban en Euroleague, de media, antes de este encuentro, 78 puntos, lo que se traduce en que los blancos redujeron su promedio hasta en 10 puntos menos. Este dato es aún más interesante si se observa que los blancos han recibido, antes de este encuentro, casi 78 puntos de media, y hasta en tres ocasiones han dejado a su rival por debajo de los 68 puntos. 

 

¿Las causas de esta cómoda victoria? El trabajo colectivo en defensa. En el primer cuarto solo recibieron diez puntos y, desde entonces, los locales no miraron atrás y nunca perdieron el liderato del encuentro. La primera parte terminaría con un 43-31 y de esta primera parte, los minutos en los que jugaron juntos Tavares, Taylor y Rudy recibieron solo ocho puntos en casi once minutos (a excepción de tres triples que conectaron momentos antes de que Rudy terminara en el banquillo, que hacía un total de 17 puntos recibidos en once minutos con el trío Rudy-Tavares-Taylor en cancha). 

 

Y la gran defensa continuó en el último cuarto, en el que, con Tavares, Rudy y Campazzo en cancha, los jugadores de Pablo Laso solo recibieron cinco puntos en cinco minutos, una bestialidad que tuvo como consecuencia una cómoda victoria para los madridistas, con un Panathinaikos ahogado en ataque, que no encontró mejor respuesta que Langford, que anotó 20 puntos, la mayoría de ellos cuando no estaba la dupla Tavares-Rudy en la pista. 

 

¿Quién dice que la defensa no gana partidos?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Please reload

© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.