© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Mucho trabajo por delante

November 24, 2018

 

VALENCIA CF 3-0 RAYO VALLECANO

 

ALINEACIONES

 

Valencia CF: Neto; Gayà, Diakhaby, Gabriel Paulista, Wass; Guedes (Ferrán 72’), Coquelin, Parejo, Carlos Soler (Vezo 81’); Rodrigo y Santi Mina (Gameiro 67’).

 

Rayo Vallecano: Dimitrievski; Álex Moreno, Amat, Gálvez, Advíncula; Imbula, Santi, Pozo (Bebé 58’); Embarba (Álvaro García 53’), Trejo (Álex Alegría 73’) y Raúl de Tomás.

 

GOLES

 

1-0: Santi Mina 34’

2-0: Santi Mina 61’

3-0: Gameiro 76’

 

 

 

Decíamos en la previa que el Rayo Vallecano todavía tenía una oportunidad para subirse al tren de Primera División. Una victoria hoy en Valencia les habría aupado tanto en la clasificación como en la moral. Sin embargo, el conjunto de Míchel ni siquiera se presentó en la estación…

 

Volvió a perder el Rayo Vallecano. Derrota de las que duelen, de las que dejan huella en el vestuario. La Franja apenas compitió en Mestalla, y encajó una nueva derrota, la octava de la temporada, que deja muy tocado al equipo. Con el once de gala salía el equipo de Míchel a jugar un partido difícil. Sin tocar la idea de juego, la de la posesión del balón, los jugadores vallecanos se hicieron con el esférico desde el inicio dl encuentro. Sin embargo, eso era justamente lo que quería Marcelino. Una presión asfixiante y unas ayudas en el achique de espacios propiciaban que la retaguardia rayista perdiese el balón una y otra vez cuando trataban de construir una jugada de ataque. Y si a eso le sumas la dinamita y el vértigo de los futbolistas de ataque del conjunto ché, de ahí no puede salir nada bueno… Además, los repliegues defensivos no fueron correctos, y Dimitrievski veía cómo el balón llegaba una y otra vez a sus dominios.

 

Su homólogo, por el contrario, no pasó tantos apuros. Y es que, si alguien se pusiera a analizar cuál es el mayor defecto del Rayo Vallecano, le sería sumamente complicado decidirse entre los fallos defensivos o lo planos y previsibles que son los ataques de la Franja. Da la sensación de que Raúl de Tomás está muy solo, y que casi nadie puede seguirle la estela. Hoy, ni Embarba, ni Trejo ni Pozo supieron conectar con el goleador rayista, y las internadas de Álex Moreno y Advíncula no fueron tan punzantes como en otras ocasiones. Quizá haga falta un plan “B” para cuando no salgan bien las cosas que se han ensayado más durante la semana. Además, desde el banquillo no se suelen ofrecer muchas soluciones. Solo Álvaro García parece aportar esa chispa que precisa a menudo el Rayo Vallecano. NI Bebé, ni Álex Alegría ni nadie suele darle la vuelta al partido cuando entran al campo. Si es clave trabajar en ideas de juego alternativas, más aún lo es conseguir que el equipo al completo se enchufe.

 

Decía Míchel en la rueda de prensa posterior al Trofeo de Vallecas que no le gustaba nada el parón de selecciones, pues les cortaba la dinámica en la que habían entrado. Ciertamente, la derrota en el último suspiro ante el FC Barcelona y el empate con sabor a derrota frente al Villarreal lo evidenciaban. Y más aún lo hace el encuentro de hoy. Parece que el Rayo tiene que volver a empezar de cero, que no sirve lo que se ha hecho en las semanas anteriores. Todo lo contrario a su rival, el Valencia, que progresa adecuadamente. Hoy, de hecho, ganó cómodamente y sin prácticamente ningún susto. Sin realizar un partido brillante, el conjunto ché ha cosechado una contundente victoria que les llenará de motivación para los partidos que afrontará en los próximos días.

 

Nada nuevo bajo el sol, tan solo mucho trabajo por delante. El Rayo Vallecano necesita una alegría como el comer y para ayer. Si no, la sombra del descenso puede ser demasiado alargada. De momento, y ya casi en diciembre, está oscuro en Vallecas…

Please reload

Please reload