La victoria vuelve al Bernabéu

November 3, 2018

  • El Real Madrid se hace con los tres puntos tras un partido espeso y poco vistoso

 

ALINEACIONES

 

Real Madrid: Courtois; Reguilón, Sergio Ramos, Nacho, Odriozola; Casemiro (Isco 54’), Kroos, Modric; Asensio (72’), Benzema, Bale (Lucas Vázquez 70’).

 

Real Valladolid: Masip; Nacho, Calero, Kiko olivas, Álex Moyano (Duje Cop 84’); Toni Villa (Verde 68’), Rubén Alcaraz, Míchel, Antoñito; Enes Ünal, Leo Suárez (Óscar Plano 75’).

 

GOLES

 

1-0: Vinícius Jr 82’

2-0: Sergio Ramos 87’ (pen.)

 

 

 

 

Costó. Mucho. Pero el Real Madrid volvió a ganar. No lo hizo mediante un buen juego, eso sí. Pero ganó, que es lo importante.

 

La etapa de Solari como entrenador del conjunto blanco ofreció debut en casa con pocas novedades respecto a la era Lopetegui. Un partido lento, aburrido y descafeinado donde los principales puntos de interés estaban, sobre todo, en la grada. Y es que la afición madridista, aunque animó y apoyó al equipo, se mostró enfadada y descontenta con lo que ofrecían sus jugadores. Especialmente destacable es la pancarta que sacó la grada de animación del Santiago Bernabéu en el minuto 7, el de Juanito, que decía: “Por este escudo hay que morir en la grada y en el campo”. Y mención especial para la hinchada pucelana, que se lo pasó en grande. Cada vez que la afición local alentaba a los suyos, los blanquivioletas, que se fueron animando con el paso de los minutos, gritaban aún más fuerte, incluso con los goles en contra.

 

Todo aficionado al fútbol que se precie debe admirar el juego de los grandes jugadores del balompié. Entre estos, seguro que están Luka Modric o Karim Benzema. Sin embargo, no están ni mucho menos al nivel que se esperaba, a pesar de que el francés provocase el penalti. Ellos, por no decir prácticamente todo el equipo, han sufrido un bajón drástico de nivel. El balón no circula bien, y ya no existen esos destellos de calidad que podían resolver el partido. Bale sigue sin ser el gran sustituto de Cristiano Ronaldo (de hecho, se llevó una tremenda pitada en su sustitución), y Asensio no completó casi ningún regate (y también fue castigado por la hinchada merengue). Solo algunos destellos de Isco, algunos pases de Kroos o el gol de Vinícius (fortuna mediante) pusieron el color al partido. Sergio Ramos se encargó de cerrar el encuentro con un gol a lo panenka.

 

Por su parte, el Real Valladolid demostró una vez más por qué es uno de los equipos revelación de la temporada y uno de los mejores conjuntos a domicilio de la competición. La estructura que ha conseguido crear Sergio es sinónimo de buenas actuaciones, lo que suele traducirse en buenos resultados y buenas puntuaciones. Hoy, el Pucela supo sufrir, y defendió a las mil maravillas. Coberturas, despejes e intercepciones de un nivel muy destacable. Además, sus hombres de ataque dispusieron de varias oportunidades para abrir el marcador, pero el larguero (dos veces) y Courtois lo evitaron. El equipo de Sergio se fue de vacío de un complicado estadio, pero, sin ninguna duda, merecieron muchísimo más. Este es de esos partidos que se pierden solo una vez de cada diez veces que se juegan.

 

Mucho que mejorar le queda todavía al Real Madrid y a Solari. El argentino debe enchufar a toda la plantilla, y volverlos a colocar en su nivel habitual. Si no, la parroquia madridista tendrá que lamentar malos partidos junto a malos resultados. Hoy, sin embargo, ganaron. Y eso es lo importante.

Please reload

Please reload

© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.