© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Tocado y hundido

October 27, 2018

 

GIRONA FC 2-1 RAYO VALLECANO

 

ALINEACIONES

 

GIRONA FC: Bono; Ramalho, Bernardo, Juanpe (Pedro Alcalá 50’); Pedro Porro, Pere Pons, Douglas Luiz, Borja García, Aday (Carles Planas 8’); Portu (Roberts 58’), Lozano.

 

RAYO VALLECANO: Alberto García; Álex Moreno, Amat, Gálvez (Álex Alegría 82’), Advíncula; Santi; Kakuta (Pozo 50’), Imbula, Trejo, Embarba; Raúl De Tomás (Álvaro García 66’).

 

GOLES

 

1-0: Portu 34’

2-0: Portu 45’

2-1: Gálvez 61’

 

 

 

Parece que lo del Rayo Vallecano va para largo. No da la sensación de que la Franja no gane por motivos puntuales, sino todo lo contrario. Hay un problema estructural, un problema sistémico. Y esos son los más difíciles de arreglar.

 

De los más difíciles de arreglar, porque los futbolistas rayistas no solo juegan los partidos contra sus rivales, sino que también los juegan contra ellos mismos. Contra sus propios bloqueos mentales, para ser más precisos. Y es que debe ser muy complicado ver cómo el plan de partido que has preparado durante la semana se desmorona. Más complicado aún si te ha pasado ocho veces. Solo en dos de los diez partidos que ha jugado el Rayo ha sido el primer equipo en marcar un gol. De hecho, esos dos encuentros fueron de lo mejor de la Franja de esta temporada (victoria ante el Huesca y empate con el Athletic). Hoy, sin embargo, ha vuelto a encajar primero. Por partida doble. Y ambos goles han sido evitables. El penalti de Gálvez no era necesario, y el segundo tanto llega de uno de los muchos errores en la salida de balón del Rayo en este partido.

 

Este bloqueo mental se observa muy bien en varios jugadores rayistas, llamados a liderar al equipo gracias a su calidad y experiencia. Esto no va de señalamientos, sino de ejemplificar gráficamente las consecuencias del problema sistémico que hemos comentado. Kakuta fue sustituido en el 50’ tras una nueva discreta actuación. Hace tiempo que no se ve por Vallecas a ese jugador diferencial y mágico que solía levantar a la afición de su asiento. Trejo también ha empezado a ver su título de imprescindible tambalearse, más aún cuando Pozo está casi echando la puerta de la titularidad abajo. En defensa, los otrora fiables Amat, Álex Moreno o Advíncula han flojeado, y el sistema defensivo se ha resentido. Especialmente reseñables son las muchas ocasiones que el Rayo recibe desde las bandas, sobre todo los centros. De esa manera han llegado los últimos goles en contra. Por otro lado, Raúl De Tomás fue sustituido en el 66’ por motivos tácticos. Quizá, perder tan pronto, y de manera voluntaria, a la mejor arma ofensiva fuese un error. RDT debe estar en el campo siempre que se encuentre en las condiciones óptimas para ello. Míchel no parece dar con la tecla, y el equipo encadena buenas actuaciones con otras demasiado malas, que en esta categoría suelen ser letales.

 

La segunda parte del encuentro evidenció que el Rayo Vallecano tiene mimbres de buen equipo y varios argumentos para creer en la recuperación. Sin embargo, regalar toda una primera parte a un equipo como el Girona es una ventaja difícil de remontar. Míchel ha explicado en rueda de prensa su visión sobre el partido y lo que cree que deben hacer para mejorar: “El vestuario está mal, es una situación dura”. “La confianza es todo en el fútbol. El empate del otro día nos hizo daño. Las cosas son como son, y hay que levantarse lo más rápido posible. Hay que trabajar”. Al preparador madrileño se le nota dolido y en deuda con el rayismo. Nadie más que él quiere que la situación cambie, y está poniendo todo de su parte para conseguirlo. Puede que la solución pase por un cambio de dibujo, e incluso por renunciar a una idea de juego que parece estar resultando complicada de llevar a cabo.

 

La imagen del equipo es preocupante. Ellos lo saben. Les falta confianza y fe en ellos mismos. Necesitan un cambio de chip de manera inmediata para reactivarse y tratar de solventar esta complicada papeleta. Este martes, en Copa del Rey ante el Leganés, puede ser una buena oportunidad. A las armas. No queda otra.

Please reload

Please reload