Se suma uno, pero se descuenta dos

September 25, 2018

 

REAL SOCIEDAD 2-2 RAYO VALLECANO

 

ALINEACIONES

 

Real Sociedad: Rulli; Kevin Rodrigues, Héctor Moreno, Aritz Elustondo, Zaldúa; Zubeldía (Illarramendi 61'), Rubén Pardo (Willian José 63'), Mikel Merino; Sangalli (Zurutuza 77'), Oyarzábal, Jon Bautista.

 

Rayo Vallecano: Alberto García; Álex Moreno, Amat, Gálvez, Advíncula; Santi, Medrán (Imbula 65'), Trejo, Bebé (Embarba 71'), Kakuta; Raúl De Tomás (Álex Alegría 76').

 

GOLES

 

1-0: Jon Bautista 5'

1-1: Advíncula 31'

1-2: Trejo (pen.) 36'

2-2: Willian José 78'

 

 

Se puede establecer una curiosa comparación entre una temporada de fútbol y una partida a la oca. Un equipo pasa por mil casillas, y en cada una le ocurre algo distinto. Cada tirada, o partido, puede desembocar en una inyección de moral o en la siembra de algunas dudas. Y, al final, llegar a la meta depende de uno mismo y de lo que le haya ocurrido a lo largo del tablero.

 

Anoche, al Rayo Vallecano le tocaba avanzar tres casillas, pero solo pudo sumar una. Es parte del juego. El conjunto de Míchel plantea bien los partidos, pero le sigue faltando esa pizca de suerte que haga que en sus tiradas el dado le sonría. Ayer, sin ir más lejos, ya era la última ficha del tablero a los cinco minutos de empezar la partida: una mala tirada rayista y un buenísimo lanzamiento de Jon Bautista (el delantero mandó varias veces a la posada a la defensa vallecana) fueron los culpables. El dado le sigue negando la suerte a un Rayo que cada vez tira mejor, y cuyos resultados serán también mejores.

 

Con todo, la oca es un juego largo, una carrera de fondo. Es clave caer en las casillas correctas y que la fortuna te ponga ojitos, aunque esto no dependa del todo del jugador. En el fútbol, también se necesita que la fortuna te mire más a ti que nadie, pero caer en las casillas necesarias depende exclusivamente de uno mismo. En clave Rayo, de Kakuta a Bebé, y tiro porque me toca. El francés es siempre una tirada de cinco o seis. Eleva el nivel de calidad rayista, y es capaz de ser diferencial en cada partido. Por su parte, Bebé es de todo menos lo que su nombre sugiere. El brasileño es una apisonadora que no conoce la piedad. Provocó el penalti en una magnífica acción individual. Si Kakuta elevaba la calidad, Bebé aumenta exponencialmente el nivel de competitividad de su equipo. Un seguro en cualquier tablero de la Liga Santander.

 

Puedes pensar que tienes la partida hecha, y que ganar será cuestión de tiempo. Sin embargo, el otro equipo también juega, y puede tanto caer en las casillas correctas como mirarle a los ojos a la suerte. Garitano sabe mucho de lo primero, y no dejó de insistir en todos los segundos 45 minutos, de modo que lo segundo fue solo cuestión de tiempo. Willian José es también una buena tirada asegurada, y lo demostró en los treinta minutos que estuvo sobre el tablero. Finalmente, el Rayo puntuó y avanzó una casilla, pero queda la sensación de que podría haber dados dos pasos más. Estuvo a punto de sumar su segunda victoria a domicilio consecutiva. Sin embargo, el "de puente a puente, y tiro porque me toca la corriente" tendrá que esperar.

 

Esta es la fórmula para que en Vallecas terminen su partida contentos: puntuar fuera y vencer en casa. Lo primero parece conseguirse de momento. Lo segundo, aún necesita ser pulido. Y es que jugar en tu propio tablero debe ser sinónimo de buen juego y puntos. Este viernes, tienen una nueva oportunidad de hacerlo. Te toca tirar, Rayo.

Please reload

Please reload

© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.