© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Simón frena la vuelta a la rutina del Real Madrid

September 15, 2018

ATHLETIC CLUB 1 - 1 REAL MADRID

 

ALINEACIONES

 

Athletic Club: Unai Simón; De Marcos, Yeray, Iñigo Martínez, Yuri; Dani García, Beñat (Rico, min.80), Muniain (Capa, min.54), Raúl García; Susaeta y Williams (San José, min.76).

 

Real Madrid: Courtois; Carvajal Varane, Ramos, Marcelo; Modric (Isco, min.61), Kroos, Ceballos (Casemiro, min.46); Asensio, Bale (Lucas Vázquez, min.75) y Benzema.

 

GOLES

 

1-0: Iker Muniain (min 32)

1-1: Isco (min 63)

 

 

La vuelta a la rutina del Real Madrid se topó con Unai Simón en la retaguardia rojiblanca. Frenó las ganas del Madrid, salvó varias ocasiones de gol, que valen puntos y frenó la inercia madridista en la clasificación. El Real solo suma un punto, gracias a Isco, que fue el único en adivinar como superar al muro local.

 

En el centro del campo, Ceballos obtuvo el premio al progreso en la Selección pero el regalo duró 45 minutos. Lopetegui tuvo que introducir a Casemiro en el descanso para contener el empuje de Raúl García, quien siempre da su 200% ante los blancos. 

 

Tras el aviso de Ramos, el Athletic contestó con Williams en el hueco de la defensa madridista. El delantero vasco se introducía entre Marcelo y los centrales, desajustando el engranaje madridista hasta que De Marcos vio el pasillo, lo aprovechó y cedió los honores a Williams, que se quedó sin gol por el toque de Muniain al balón sobre la línea de gol. El Athletic mandaba sobre el campo, y en el marcador. A la media hora de juego.

 

Lopetegui tardó treinta minutos en reaccionar. Al cuarto de hora, en el descanso, metió a Casemiro, y otro tanto después, en el minuto sesenta, introdujo a Isco, quien permitió al Madrid ser el Real Madrid. Isco devolvió su propia identidad al conjunto blanco y todo fue más fácil. Hasta llegar a los dominios de Unai Simón, casi infranqueable.

 

El gol llegó con un cambio de juego de Kroos a la banda, que Bale de primeras puso en la cabeza de Isco. El malagueño, solo ante Unai, acertó con su remate picado e igualó el partido. 

 

El espectáculo continuó hasta el último suspiro. La Catedral se rindió al dominio de Marcelo bajando el balón. Siempre lo hace bien. Y Benzema concluyó el partido esperando a Lucas, en vez de aprovechar la ocasión que le brindó Asensio. Un punto meritorio para ambos equipos, que frena la rutina del Madrid.

Please reload

Please reload