© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Acierto y sufrimiento, receta para la salvación

September 15, 2018

SD HUESCA 0-1 RAYO VALLECANO

 

ALINEACIONES

 

SD HUESCA: Werner; Luisinho, Semedo, Pulido, MIramón; Moi Gómez (Diego Ferreiro 68'), Melero, Musto, Gürler (Alex Gallar 57'); Longo ('Cucho' Hernández 57'), 'Chimy' Ávila.

 

RAYO VALLECANO: Alberto García; Alex Moreno, Amat, Abdoulaye Ba, Advíncula; Gorka, Imbula, Trejo; Álvaro García (Embarba 70'), Kakuta (Bebé 88'), Raúl De Tomás (Alex Alegría 77').

 

GOLES

 

0-1: Imbula (29').

 

 

 

 

La Primera División es muy dura. Menos para dos o tres excepciones, la competición doméstica es una auténtica maratón, en la que siempre hay tramos más difíciles que otros. Tramos en los que se debe dar todo, y que, una vez superados, hacen que el orgullo crezca y la moral suba.

 

El Rayo Vallecano tenía hoy ante sí uno de esos tramos. Una de esas cuestas que avisan de su peligro antes incluso de comenzar la carrera. Y ha sido capaz de superarlo. En un encuentro poco vistoso pero muy competido, la Franja ha logrado una valiosísima victoria y ha cuajado una gran actuación colectiva, sabiendo cuándo golpear y cuándo recibir y sufrir. En otras palabras, ha visto su orgullo hincharse y su moral despegar.

 

Con una Sociedad Deportiva Huesca desbocada y deseosa de estrenar su "nuevo" estadio en Primera con una victoria, el Rayo supo esperar y asentarse en el césped para ir ganando terreno poco a poco. Raúl De Tomás demostró esta noche que es un jugador top, que se adapta a cualquier contexto y que es lo mejor que le ha podido pasar a este Rayo en este mercado de fichajes. Bajó mil y un balones, descargó para sus compañeros y supo fijar a los centrales rivales para que Kakuta, Álvaro y Trejo llegasen en tromba al área aragonesa. Sin embargo, quien logró materializar el trabajo de 'RdT' fue un Imbula que cuajó un partido al nivel de su golazo. Su zurdazo espectacular desde casi treinta metros quitó las telarañas que los operarios del club se hubiesen podido olvidar de limpiar durante la remodelación de El Alcoraz. El centrocampista francés, que se fue apagando con el tiempo, es lo segundo mejor que le ha pasado al Rayo este verano.

 

Ya en la segunda parte, y a pesar de que el Huesca deseara con todas sus fuerzas (que no acierto) darle la vuelta al marcador, la Franja seguía impasible. Incluso firmó el 0-2, pero el VAR no quiso faltar a la fiesta, por lo que decidió aguarle la propia a un Raúl De Tomás que seguía sentando cátedra y que pudo haber completado su exhibición con un tanto de cabeza. La aparición del "quinto árbitro" descolocó al Rayo y aupó al equipo de Leo Franco. El entrenador argentino vivió en sus propias carnes lo que es tener a un buen guardameta enfrente, y revivió sus momentos como profesional del balompié, pues Alberto García realizó varias paradas sensacionales y, para qué negarlo, la suerte paró las que él no pudo. Sendos errores incomprensibles del 'Cucho' Hernández y del 'Chimy' Ávila dejaron a cero el marcador de un Huesca que describió gráficamente el significado de la frase "quiero y no puedo".

 

La victoria del Matagigantes de este viernes es para grabarla y ponérsela a cualquier equipo cuyo objetivo sea la salvación. Esto es lo que les espera, partidos duros y trabados. Batallas sin cuartel contra equipos con, como mínimo, el mismo espíritu de lucha que ellos. La salvación pasa por superar tramos como estos. Si se consigue, el orgullo se hincha y la moral despega. Y con eso, es más fácil superar el siguiente tramo...

 

Please reload

Please reload