© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Las segundas partes siempre fueron buenas

September 14, 2017

REAL MADRID 3 - 0 APOEL

 

ALINEACIONES

 

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kovacic (Kroos, m.25), Modric, Isco (Ceballos, m.73); Bale (Borja Mayoral, m.82) y Cristiano Ronaldo.

 

Apoel: Waterman; Roberto Lago, Jesús Rueda, Vuros, Carlao; Vinicius, Nuno Morais, Ebecilio (Zahid, m.73), Aloneftis, Sallai (Farias, m.60) y De Camargo (Poté, m.83).

 

GOLES

 

1-0, m.12: Cristiano Ronaldo. 2-0, m.51: Cristiano Ronaldo de penalti. 3-0, m.61: Sergio Ramos.

 

 

Regresó la Copa de Europa al templo que mejor la cuida. El tapete recién cortado, los banderines impolutos y el círculo central ondeando el balón de la Champions ofrecían la mejor postal del Santiago Bernabéu. Un estadio que sueña con alzar el tercer cetro europeo consecutivo. Y su camino ha comenzado con el éxito de la exigencia.

 

El Bernabéu, afligido por los últimos resultados en la competición doméstica, regresó a su letargo con la vuelta de Cristiano Ronaldo. El portugués hace soñar al madridismo con su efigie deportista. Parece sencillo. Y lo hace fácil. 

 

Como las últimas once ocasiones, cuando juega en casa, el Real Madrid comenzó con victoria su debut en la Champions League. Goleó al Apoel y recuperó su juego. Con Modric y Casemiro dirigiendo el juego, Bale más enchufado que días atrás y Ronaldo definiendo el buen hacer madridista, todo es mejor. 

 

Aún así, al Real Madrid le faltó ritmo. No dejó fluir el esférico como suele hacerlo, disminuyendo la cadencia de ocasiones y aburriendo al respetable. Fue una primera mitad exageradamente aburrida. Recuperó el ‘punch’, sí. Pero no. Algo faltaba. Era como si ambos equipos supieran el final y lo esperasen. 

 

Dentro de esta vorágine colectiva, el Real Madrid abrió el marcador con una jugada donde Isco desbordó para delegar en Bale que, sin pensarlo, conectó con Cristiano, quien disipó las dudas sobre el referente ofensivo del conjunto madrileño con un disparo cruzado raso. El luso conoce bien su oficio, el cual ejecuta para ser recordado de por vida. Está a dos goles del medio centenar en Europa. 

 

No tuvo más la primera parte. La lesión de Kovacic permitió algún comentario sobre la decisión de Zidane, aunque discutir alguna decisión del técnico galo a estas alturas se podría considerar blasfemia. Era el día de descanso de Kroos, pero ya descansará otro día. 

 

Sin ganas, sin empuje y con ganas del descanso, Bale y Cristiano casi reeditan el primer gol, pero Ronaldo estaba en fuera de juego. Ramos se inventó una nueva ‘genialidad’ para aumentar la tensión del juego, dejando al delantero rival el esférico ante Navas, pero recuperó el balón el de Camas a tiempo. Y, quizás, el enfado del portugués ante un penalti no señalado dejó la primera mitad. 

 

El Real Madrid pensó que su puesta de largo en Europa debía de tener algo más y comenzó a correr en la segunda mitad. Aclaró conceptos tan rápido que, en cuatro minutos, tuvo un gol fantasma, que no llegó a entrar, y un gol real que anotó Ronaldo desde los once metros. Cristiano recogió el esférico del fondo de las mallas, como si de una remontada se tratase, y el equipo blanco comenzó a apretar. 

 

Más peligro, con más llegadas y mejor definición. El Real Madrid ha vuelto de su descanso más fuerte que nunca, tanto que Sergio Ramos, que en su interior es delantero, sumó el tercer gol al electrónico con una chilena de dibujos animados. Impecable. El resultado se quedó ahí y el Real Madrid que las segundas partes siempre fueron buenas.

Please reload

Please reload