El Real Madrid, campeón de la primera fase regular de Euroliga

April 2, 2017

REAL MADRID 61-56 FENERBAHCE 

 

ALINEACIONES

 

REAL MADRID (20+9+19+13): Llull (16), Maciulis (7), Taylor (2), Randolph (6) y Ayón (6) -cinco inicial- Rudy (11), Nocioni (-), Doncic (5), Reyes (3), Carroll (0), Hunter (2) y Thompkins (3).


FENERBAHÇE (16+16+11+13): Dixon (11), Kalinic (5), Bogdanovic (15), Vesely (11) y Udoh (7) –cinco inicial- Hersek (-), Mahmutoglu (2), Antic (5), Arna (-), Nunnally (0), Ugurlu (-) y Duverioglu (-).

 

 

 

 

El nuevo formato de la competición europea ya tiene su primer ganador: el Real Madrid. Los blancos, a falta de una jornada por disputarse, ya son líderes matemáticos de esta primera edición del todos vs todos de Euroliga. 

 

Sergio Llull, en ataque, y Gustavo Ayón, en defensa, fueron los jugadores más valorados del Real Madrid con once puntos. El balear se quedó con un poco habitual 33% en tiros de campo, mientras que acertó todo desde la línea de libres (3/3), mientras que el mexicano atrapaba ocho rebotes y daba tres asistencias. 

 

El conjunto madrileño recibió al Fenerbahce con una mandarina de Llull, que ponía los puntos sobre las ‘íes’ y dejaba claro que la victoria iba a quedarse en Madrid. Sin embargo no fue sencillo. Los turcos se jugaban certificar ser cabeza de serie en los playoffs y necesitaban la victoria. 

 

Con este guión en escena, solo Llull y Randolph jugaron todo el primer periodo para dejar la ventaja madridista en +4 (20-16, min 10) al final del primer cuarto y llevar a Obradovic al éxtasis de su enfado. El técnico visitante lo expresó con un golpe seco en el pecho de un jugador suyo y el resto de sus jugadores entendieron el mensaje. 

 

El partido era de pocos puntos. Algo extraño en Madrid. Y esto lo aprovechó el Fenerbahce para revertir la situación y conseguir las primeras ventajas en el segundo cuarto, yéndose al vestuario por delante (29-32). Los turcos lograron anular el ataque local, que solo anotó 9 puntos en los minutos previos al descanso. 

 

El Palacio entendió que los chicos de Pablo Laso necesitaban un empujón y se volcó con ellos. La cancha se fundió con el equipo en uno solo y, aunque los errores se sucedían, el Madrid volvió a su esencia, rozando la veintena de puntos y entrando al último periodo con +5 de ventaja (48-43, min 30).

 

La tensión y la presión hicieron su aparición en escena. El Madrid buscaba confirmar su primer puesto, a la espera del partido que se jugaba simultáneamente en Moscú, y el Fenerbahce necesitaba acercarse a los puestos de arriba para sellar la ventaja de campo. Sin embargo, el último cuarto tuvo poca historia. El Madrid se encargó de finiquitarlo en los primeros minutos, sin sufrimiento y solo con la incertidumbre del resultado del CSKA. Al final, 61-56 será la firma de otro hecho histórico para el primer campeón de la fase regular de Euroliga.

Please reload

Please reload

© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.