© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

El Real Madrid resucita pero no llega a tiempo

March 1, 2017

REAL MADRID 3 - 3 U.D LAS PALMAS

 

ALINEACIONES

 

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Isco (Lucas Vázquez, m.65), Kovacic (James, m.71); Bale, Cristiano Ronaldo y Morata (Benzema, m.71).

UD Las Palmas: Javi Varas; David Simón, Lemos, Bigas (Aythami, m.27), Dani Castellano; Roque Mesa; Tana, Vicente Gómez, Jonathan Viera (Halilovic, m.75), Jesé; y Prince Boateng (Mateo, m.68).

GOLES

 

1-0: Isco (min 8).

1-1: Tana (min 9).

1-2: Viera de penalti (min 56).

1-3: Boateng (min 60).

2-3: Cristiano Ronaldo de penalti (min 87).

3-3: Cristiano Ronaldo (min 89).

 

 

 

Esta vez la épica fue insuficiente. El Real Madrid se quedó a un paso de completar la remontada ante Las Palmas y se dejó dos puntos en la pelea por el liderato del campeonato nacional. O, más bien, recuperó uno del guión mostrado en casi todo el choque ante los amarillos.

 

Un guión que parecía planificar un final de Liga soñado por la familia madridista. Con el gol anulado a Morata -a los treinta segundos de juego-, Kovacic encontró el hueco entrelíneas para combinar con Isco, quien se quedó solo ante el Javi Varas y no perdonó. El malagueño hizo el primero en el Bernabéu y, con las informaciones que llegaban desde 'Camp Barça', con una noticia bomba, dibujaban una sonrisa en todo el madridismo. Pero Tana se encargó de aguar la fiesta en el Santiago Bernabéu. 

 

El jugador canario rompió a Sergio Ramos, evitó la pierna de Nacho y colocó el balón en la escuadra, donde Keylor Navas poco pudo hacer, para igualar la contienda y hacer trabajar de más a un Real Madrid que no tuvo su día. Álvaro Morata fue 'pillado' -sin razón- en fuera de juego en su segundo tanto anulado de la noche, mientras Isco llegaba hasta la línea de fondo, rozando el poste derecho pero no encontraba compañero para asistir; o, incluso, los dos remates de Cristiano se marchaban lejos de la portería visitante. Todo esto en un partido con muchas ocasiones, pero con poco acierto en la primera mitad. 

 

Jesé y Boateng, por parte de Las Palmas, estuvieron más cerca de conectar con su afición que con el fondo de la portería de Keylor Navas. Aunque Viera si avisó al meta blanco con algo de peligro antes del descanso y del recital de ocasiones detenidas por Javi Varas. El portero canario, que estuvo casi perfecto en la primera mitad, se peleó con Morata por un balón en el final del campo; se quedó en las manos el remate de cabeza de Ramos; vio como Morata continuaba sin tener fortuna ante la portería; o como Bale le intentaba sorprender con un tiro lejano, que no tuvo el efecto deseado. 

 

Sin embargo, pese al recital de ocasiones por parte del Real Madrid, del túnel de vestuarios el conjunto de Setién salió más enchufado, tanto que tuvo las primeras ocasiones de la segunda mitad y, Simón, provocó un penalti de Ramos que señaló el asistente del colegiado desde la banda. Por mucho que Ramos intentó disimular, el sevillano había detenido el balón con las manos y el árbitro señaló al punto de penalti. Viera, que lo había intentado antes, sí acertó con el disparo, aunque Keylor adivinó y golpeó el balón, pero sin la fortuna de detenerlo. 

 

El descontrol inundo de dudas al Real Madrid. Con el marcador en contra y Luis Enrique encendiendo la llama en Barcelona, Keylor Navas se tiró al abismo. El tico salió a un balón dividido, el cual tenía perdido, y dejó solo a Boateng para que ampliase, a placer, el electrónico.

 

1-3 y media hora por jugarse. Pero el Real Madrid tiró de épica. Y le salió regular. Llegó a falta de cuatro minutos, con todo perdido, para encontrarse de casualidad un penalti que Cristiano Ronaldo puso en la escuadra, para recorrer el balón rápido e intentar empatar. Y así fue. 

 

El balón se plantó en el centro lo más rápido posible. El Real Madrid luchó por tener más oportunidades y, antes del final del tiempo reglamentario, James puso el balón en la cabeza del luso, que solo tuvo que empujarla a gol e igualar un partido que parecía perdido. La épica se quedó en empate y el Real Madrid resucita en La Liga con un punto de milagro.

 

Please reload

Please reload