© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Empate con la monotonía

October 2, 2016

REAL MADRID 1 - 1 EIBAR

 

ALINEACIONES

 

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane (Nacho, m.46), Pepe, Danilo; Kroos, Isco (Marco Asensio, m.72), Kovacic; Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema (Morata, m.46).

 

Eibar: Riesgo; Capa, Mauro, Lejeune, Luna; Fran Rico, Dani Garcia, Escalante, Pedro León (Adrián, m.92), Rubén Peña (Bebe, m.87); y Sergi Enrich (Kike, m.75).

 

GOLES

 

0-1: Fran Rico (min 6)

1-1: Bale (min 17)

 

ÁRBITRO

 

Juan Martínez Munuera (Comité valenciano). Amonestó a Bale (44), Carvajal (44), Morata (56) y Kroos (73) por el Real Madrid; y a Escalante (29), Dani García (48), Lejeune (57), Peña (71) y Fran Rico (84) por el Eibar.

 

 

 

Empate. Es la palabra que más suena en los oídos de todo madridista. Los cuatro últimos partidos han tenido este resultado. Tres encuentros de Liga y uno de Champions League pueden ser la losa del equipo blanco, que no ve luz al final del túnel y, en la tarde de hoy, ha empatado con el Eibar. Dentro de una monotonía agobiante.

 

A quitarse ese peso de la espalda saltó al campo el Real Madrid. La potencia de Bale dio un gran impulso inicial al conjunto blanco, que permaneció tras el gol de Fran Rico. Fue un centro desde la derecha hacia el centro del área, donde Ander Capa encontró a Rico, que cabeceó para adelantar a los vascos. 

 

El silencio se adueñó del Santiago Bernabéu por unos instantes, pero el espíritu de Juanito -presente en el minuto 7 de cada partido-, levantó el ánimo de la grada alta y el Madrid disfrutó de una doble jugada, con córner incluido, que despejó la zaga visitante. Pese a ello, el Madrid continuó intentándolo, pero Bale se estrelló con el portero en una combinación con Isco antes de empatar el choque. Más tarde, el galés consiguió estirarse hacia atrás para rematar un centro de Cristiano, igualar el electrónico y anotar su gol 50 en La Liga.

 

Pero el Eibar perdió la vergüenza, dejó a un lado los complejos y trató de tu al Real Madrid. Presionando en campo rival, sujetando a Kroos en la medular y evitando algún rápido contragolpe del conjunto local, el equipo de Mendilibar aguantó la primera mitad.

 

La segunda parte, que también comenzó con dominio vasco y con el esférico en control visitante, hizo que llegará -al fin- una reacción madridista. Ya fuera por los pitos desde la grada, por la conciencia propia o por lo que fuese, el Real Madrid recuperó el balón y el gol, pero fue de Morata en fuera de juego. El Madrid estaba de vuelta y lo volvió a intentar desde la frontal, pero la falta de Ronaldo se desvió con la barrera y la aparición de Bale -como un obús- se estrelló en el poste. 

 

Sin embargo, los vascos recuperaron su estilo de juego de la primera parte e implantaron la monotonía instaurada en el seno madridista, que veía como no podía salir de su empate con una regularidad tan peligrosa como la espesa imagen del Real Madrid.

Please reload

Please reload