© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Kriptonita Amarilla

September 27, 2016

BORUSSIA DORTMUND 2 - 2 REAL MADRID

 

ALINEACIONES

 

Borussia Dortmund: Burki; Piszczek, Sokratis, Gintel, Schmelzer; Castro, Weigl, Guerreiro (Emre Mor, m.79); Gotze (Schurrle, m.59), Dembele (Pulisic, m.73) y Aubameyang.

 

Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Danilo; Kroos, Modric, James (Kovacic, m.71); Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema (Morata, m.89).

 

GOLES

 

0-1: Cristiano Ronaldo (min 16)

1-1: Varane, en propia puerta (min 43)

1-2: Varane (min 68)

2-2: Schurrle (min 87)

 

Evocando al mítico hombre de acero, el Real Madrid ha encontrado en Dortmund su propia kriptonita con el tercer empate consecutivo en partido oficial. El conjunto blanco, que actuó cual títere en la primera mitad, continúa dejando escapar dos puntos -esta vez en competición europea- en los últimos compases de cada partido, tras ver como Schürrle ponía el balón dentro de la meta de Keylor Navas.

 

Zidane puso sobre el tapete su once de gala. Cristiano, Bale y Benzema volvían a estar juntos, les acompañaba James y cerraba los cambios en la alineación Keylor Navas -que volvía tras cuatro meses de parón-. Con esto, el Madrid tenía cubierta la puerta trasera, solo necesitaba crear peligro y acertar con la meta de Burki. Y así se hizo.

 

Los primeros minutos del partido fueron los más intensos del encuentro. Si Ronaldo lo intentaba desde la frontal, Gonzalo Castro lo replicaba en el área rival. Si el que llegaba era el bando local, la respuesta era inmediata del lado visitante. Sin embargo, tanto ímpetu duró apenas 8 minutos en el cuadro madridista. El Dortmund aprovechó para hacerse con el control del esférico y asediar la portería de Keylor Navas, quien repelía con los puños todo balón que llegaba por su diámetro cercano. 

 

El Borussia se acercó tanto a la meta blanca que olvidó de cerrar los espacios de un posible contragolpe del conjunto madrileño, que ocurrió poco después del primer cuarto de hora del partido, cuando Danilo robó el balón, lo cedió a Modric, que combinó con Benzema y Kroos, para que el balón le llegase a James que puso el esférico en las botas de Bale. El galés, con más corazón que cabeza, intentó dejar el balón atrás y, de tacón, encontró a Ronaldo, que disparó fuerte y preciso a la cepa del poste, donde no pudo llegar nadie. 

 

Pese al tanto, el Madrid seguía dominado por un Borussia cada vez más asentado y que encontró su recompensa en los últimos momentos de la primera mitad. Guerreiro botó una falta directa al cuerpo de Keylor Navas, pero, con la fuerza y velocidad del esférico, el meta madridista despejó con los puños y, sin querer, lo hizo hacía abajo, donde Auba le había ganado la partida a Varane y, tras una carambola con Varane como artífice, consiguió dirigir la pelota al fondo de las mallas madridistas. 1-1 y 45 minutos por delante. 

 

45 minutos con el mismo guión que en la primera parte. El Borussia dominaba el tapete, pero el Madrid se adelantaba en el marcador. 1-2 tras un remate de Benzema al larguero, que llegó a Varane, quien acertó para remediar su error de minutos atrás. Pero, la victoria se paseó por la fé madridista. 

 

El Madrid no quiso parar el partido, quiso seguir jugando a un juego que no estaba inventado por él. Se equivocó y Schürrle lo corroboró. El jugador alemán traspasó la barrera de Navas con un cañonazo digno del partido que había hecho su equipo. Otro empate, otra vez en los últimos minutos y otra vez una victoria asegurada en el marcador, sin premio pero con la justicia de la kriptonita amarilla que llevan Las Palmas, Villarreal, Dortmund y, ojalá, no alcance la segunda equipación del Eibar el próximo domingo.

 

Please reload

Please reload