© 2018 El Deporte Desde Madrid. Todos los derechos reservados.

Lucas Vázquez, el niño campeón de Europa

May 31, 2016

 

Pongámonos en situación. Real Madrid y Atlético de Madrid, eternos rivales, se encuentran en otra final de Champions League -la segunda entre ellos-. La primera cayó del lado del club blanco, con aquel remate de cabeza de Sergio Ramos en el 92 y los tres goles siguientes; la segunda, sin embargo, debido al capricho del fútbol, debía de pasar por un tiempo extra con los jugadores estirando sus agarrotados músculos para llegar a los once metros.

 

Entonces, allí, en San Siro, el madridismo se hizo persona. Lucas Vázquez expresó "quiero hacer algo importante" y dio confianza a sus compañeros. Probablemente estas palabras serían las de un niño, fruto de su inocencia; de un canterano, por su inexperiencia; pero era las de un futbolista que ha crecido muy rápido, tanto que se dirigía al punto de penalti jugando con la pelotita, sin pensar en la importancia del encuentro. Aquello hizo creer al Real Madrid. Y si, Lucas anotó el primer penalti, se dirigió a la afición y señaló un escudo que necesitaba de locuras como esta.

 

"Lucas los puso como motos con ese gesto. La afición se volvió loca, era el primer penalti y ya parecíamos haber ganado", explican desde un club que la lista de lanzadores estaba formada por un canterano (Lucas), un defensa (Marcelo), un cojo (Bale), un loco (Ramos) y un cristiano (Ronaldo). Con el primero dentro, Marcelo también acertó. Y la locura llegó cuando Bale, sin fuerzas para andar de manera normal, se dirigía hacia el área. Un médico del club, quizás el más cuerdo de todos, apelaba a la sensatez pero estaba en medio de un grupo de locos. Le contestaron diciendo que "él ha dicho que lo mete" y "para tirar sirve". Y así fue.

 

Sergio Ramos. El capitán fue el cuarto en dirigirse al punto de penalti, desde donde también acertó. Antes del lanzamiento de Cristiano, era el turno de Juanfran. El rojiblanco se estrelló con el poste para la alegría madridista y entonces fue Crisitano Ronaldo el encargado de lanzar el quinto. El portugués se preparó, disparó, anotó y festejó despojándose de su camiseta, demostrando al mundo quien es, de qué está hecho y reivindicándose a sí mismo en el mejor club del Siglo XX y, a este ritmo, del siglo XXI.

 

Las once del Real Madrid

 

Desde aquella histórica remontada en París a la undécima Copa de Europa de Milán, el Real Madrid ha pasado por seis capitales europeas para alzar al viento once veces el preciado trofeo. París, Madrid, Bruselas, Stuttgart, Glasgow, Ámsterdam, Lisboa y, ahora, Milán han sido las sedes de las once finales con victoria del conjunto madridista.

 

Ocho capitales que han visto triunfar al mejor club del Siglo XX, aquel que consiguió la Copa de Europa en propiedad tras una hegemonía legendaria en el viejo continente, con Di Stéfano a la cabeza, y que ahora tiene un nuevo grupo de líderes con Zidenine Zidane como maestro de ceremonias.

 

Please reload

Please reload